Idioma:

  • Español
  • English

Contador

  • 714969Total visitors:

Carta al Editor del Financial Times

Panamá, 29 de febrero de 2008

Al Editor del Financial Times:

Me refiero al artículo “A Tax haven that needs to clean up its act”, publicado en su edición del 20 de febrero, cuyo autor es el Sr. Angel Gurría, Secretario General de la “Organization for Economic Co-operation and Development” (OECD). Llama la atención que en dicho artículo el señor Gurría emplee un lenguaje que parece extraído de la época más cruda del colonialismo de los siglos XIX y XX, para amenazar a los países pequeños que compiten con los socios de la OCDE en el campo financiero.

Resulta inaceptable que el funcionario que representa a una organización que agrupa a los 30 países mas prósperos y, supuestamente, más civilizados y democráticos del planeta, incluyendo los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Japón  e Italia, utilice, en un diario de la reputación del Financial Times,  expresiones como: “It is time for the goverments of countries where such practices are prevalent to accept their responsibilities and crack dow on them – or face the consequences. 

El señor Gurría  confunde, maliciosamente, el lavado de dineros producto de delitos abominables que, como tales, son perseguidos internacionalmente, con la legislación interna con la que los países determinan su sistema fiscal y  sus reglas impositivas, atributo inalienable e indiscutible de todo Estado. Pero quizás más censurable en el precitado artículo es su acusación a los países que él llama uncoperative tax havens y a todos aquéllos  que no firmen tratados de intercambio de información fiscal con los países miembros de la OCDE,  de tener leyes y reglamentos que facilitan la evasión fiscal de los contribuyentes de terceros países. Y esto porque el señor Gurría no ignora que los países que más facilitan la evasión de impuestos de los extranjeros son, precisamente, los dos países más importantes de la OECD: los Estados Unidos y el Reino Unido. ¿Qué pueden significar los depósitos  de extranjeros en Liechtenstein y en otros centros financieros pequeños frente a los trillones de dólares invertidos anónimamente, y sin pagar impuestos, en los bancos y en las Bolsas de Valores de los Estados Unidos? ¿Qué dice el señor Gurría de la residencia especial “non-dom”, que ofrece el Reino Unido a los extranjeros muy ricos para que puedan vivir allí  sin pagar impuestos y sin revelar a nadie sus enormes activos?

El artículo que comentamos es parte de la conspiración de la OECD para eliminar la competencia de los Centros Financieros Offshore, (ver los párrafos 36, 37 y 38 del  documento “Improving Access to Bank Information” (www.oecd.org), la cual fue planificada y puesta en ejecución por el temor a la competencia que la revolución tecnológica hizo posible.   La competencia no se combate con políticas ya superadas ni inventando delitos que no lo son. Se compite con un mejor servicio y, sobre todo, reconociendo que la competencia en materia de impuestos beneficia a los contribuyentes y por ende, a la economía mundial. Irlanda es un buen ejemplo.

Atentamente,

Eduardo Morgan Jr.

Ex embajador de Panamá ante los Estados Unidos

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>