Idioma:

  • Español
  • English

Contador

  • 629806Total visitors:

Carta a Jeffrey Owens

Panamá 3 de septiembre de 2009

Señor Jeffrey Owens

Director-CTP

OCDE

Francia

Estimado señor Owens:   

La OCDE no es una verdadera organización internacional, como sí lo son, entre otros el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización Marítima  Internacional (OMI). La OCDE no es más que un club o cartel de 30 países ricos que, según sus estatutos, tiene por objeto “ayudar a sus países miembros a lograr un crecimiento económico sostenible y empleos, y elevar el nivel de vida en los países miembros”.

Uno de los fines de la OCDE es evitar la competencia que pueden hacerle a sus miembros, a sus socios, otros centros financieros ayudados por los adelantos de la tecnología. Así, en el documento titulado “Mejorando el acceso a la información bancaria”  la OCDE afirma que la liberalización de los mercados financieros fue promovida por ellos “como una respuesta a la amenaza a los mercados financieros, por parte de los centros financieros offshore.  Estos centros financieros, en los años 60 y 70, atrajeron instituciones financieras extranjeras mediante el ofrecimiento de un sistema bancario con regulaciones mínimas e impuestos mínimos, en momentos en que los avances tecnológicos facilitaron su accesibilidad”.

Los miembros de la OCDE, son en gran medida los responsables por la crisis mundial,  por no haber advertido que el relajamiento  de las regulaciones iba a provocar una dañina especulación con instrumentos financieros. Es por eso, que ahora, han tratado de tapar su responsabilidad, con una campaña insidiosa y llena de falsedades contra los mal llamados, paraísos fiscales (tax havens), a los cuales ha pretendido echarle la culpa del desastre.

En el año 2000 la OCDE hablaba de un Level Playing Field, meta que no logró por absurda, hoy la han re-etiquetado como Transparencia e Intercambio de Información. Transcribo las palabras de su Secretario General, señor Angel Gurría “Lo que ha ocurrido es nada menos que una revolución.  Durante décadas a los contribuyentes les ha sido posible ocultarle al fisco los ingresos y activos mediante el abuso del secreto bancario, y otros impedimentos al intercambio de información.  Lo que estos acontecimientos ponen de manifiesto es que esto ya no será posible”.

Los miembros de la OCDE han sido quienes nos han mostrado que toda esta campaña tiene el propósito de evitar la competencia de otros centros financieros.  Veamos. Los Estados Unidos, su miembro principal y mayor contribuyente  (25%) a su  presupuesto, es, sin duda, el paraíso fiscal más grande del mundo. Este país, el de mayor riqueza económica, el más seguro para las inversiones; no grava con impuestos las inversiones extranjeras pasivas. Pero esto no es todo: tampoco da información de estas inversiones a otros países. Y para mayor garantía de anonimato a los extranjeros que allí invierten, firma con los intermediarios financieros extranjeros, el contrato conocido como el Intermediario Financiero Cualificado (QI), el cual les garantiza que sus clientes no serán conocidos ni siquiera por la oficina de recaudación de impuestos (IRS).

Esto es una clara evidencia de que lo que le interesa a la OCDE es eliminar la competencia y no  el tema fiscal.

Nuestra pregunta a los señores Owens y Gurría, es si la OCDE le ha pedido a EE.UU. que cambie sus leyes para eliminar las ventajas fiscales de los extranjeros, o si le ha pedido eliminar los QI que, a la fecha, suman más de 7500 firmados (vigentes 5000).  Ver la transcripción de la audiencia del Senado en el caso del UBS en el sitio https://hsgac.senate.gov/public/index.cfm?FuseAction=Hearings.Hearing&Hearing_ID=3b2c1960-1… -32k) para que Timothy Geithner, Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, estuviera en posición de suministrar información sobre depósitos de contribuyentes mexicanos, solicitada por el Secretario de Finanzas de México, Agustín Carstens.

Todo esto confirma lo acertado del artículo “El G20 y los Impuestos- Hipocresía sobre los paraísos” (“The G20 and Tax Haven Hypocrisy”) publicado por la revista The Economist, el 26/3/2009. El Foro Global de Transparencia e Intercambio de Información es la cumbre de la hipocresía, y una etapa más en la conspiración para eliminar la competencia financiera.

La OCDE no puede seguir con esta agenda. Por el contrario, debería seguir el ejemplo de EE.UU. y promover la sana competencia tal como lo hace este gran país. De hecho, creemos que sería mucho más productivo para nuestros países aliarnos en la lucha por el derecho que tienen todas las naciones del mundo de usar su política fiscal para atraer inversión extranjera. Esto incluye la confidencialidad frente a gobiernos abusivos, tanto por sus niveles fiscales como por sus políticas confiscatorias.

Por último, me permito recordarles que el 9 de Julio de 2008 el FMI, una organización internacional  verdadera,  parte del sistema de las Naciones Unidas, integró el Programa de Evaluación Financiera Offshore  (Offshore Financial Center Assessment Program)  con el Financial Sector Assessment Program (FSAP). (Aviso de Información Pública (PIN) No. 08/82 Julio 9, 2008).

 Desde entonces el Fondo Monetario Internacional (FMI) eliminó la discriminación entre Offshore y Onshore y explicó así sus razones: “Típicamente, las evaluaciones revisaron el cumplimiento de los estándares de supervisión bancaria, y de la lucha contra el blanqueo de dinero y el financiamiento del terrorismo (AML/CFT); y donde también era aplicable, se evaluó el cumplimiento de los estándares de supervisión y regulación, de los sectores de seguros y de títulos valores.  La adhesión a las cuatro normas internacionales entre los centros financieros offshore fue ampliamente comparable, incluso mejor, en promedio, que la de otros países, reflejándose en ingresos superiores al ingreso promedio en las jurisdicciones offshore. 

Si  la OCDE hubiera hecho bien su trabajo, como si lo hizo el FMI, la actual  crisis económica no se hubiera producido y millones de personas no habrían perdido sus trabajos.

Eduardo Morgan Jr.

Ex embajador de Panamá en los Estados Unidos

 

Deja un comentario