Idioma:

  • Español
  • English

Contador

  • 625140Total visitors:

Entrevista Capital Financiero – Control del Lavado de dinero en Panama

Agosto 2008

Buenas tardes señor Morgan,

Le saluda la periodista Mileika Lasso del semanario Capital Financiero. Actualmente estoy escribiendo sobre el control del lavado del dinero en comparación a la región y me gustaría contar con su opinión sobre el tema de ser posible antes de este jueves 6 de agosto.

– Panamá en los últimos años se ha convertido en un destino en donde diversos proyectos, infraestructuras, negocios de diversos tipos han dado pie al lavado del dinero qué nos podría usted indicar al respecto.

– Nos podría cuantificar o estimar cuánto dinero se ha lavado en el país en los últimos meses, o durante el 2008.

– Hay nuevos mecanismos que se están aplicando para controlar, vigilar y evitar este tipo de negocio ilícito. De ser así nos los podría explicar.

– Se ha detectado en los últimos meses casos sobre lavado de dinero.

– En qué tipo de negocios es más común ver que se de está práctica.

– Qué está haciendo la sociedad para evitar el lavado de activos.

Saludos y en espera de su respuesta,

RESPUESTA DEL DOCTOR EDUARDO MORGAN JR. – 4/8/2009

Me encuentro fuera de la ciudad por lo que me es imposible contestar a fondo tus interrogantes. Te recomiendo contactar a Mario de Diego, Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Bancaria que te podrá dar información de primera mano sobre el tema, y también al director de la UAF.

Lo que si te puedo aseverar es que en Panamá no tenemos un “problema” de lavado de dinero. Esta es una especie calumniosa que resurge cada vez que tenemos algún tema pendiente con Estados Unidos y la divulgación sistemática y deliberada la hacen sectores interesados en hacernos daño para obligarnos a tomar medidas que afecten nuestra competitividad en el sector financiero. Ahora mismo están con el tema de las acciones al portador y la firma de un tratado de información fiscal, que algunos Congresistas han puesto como condición para aprobar el TPC. Por ello lanzan este tipo de acusaciones.

Desde hace ya varios años Panamá tiene reglas relativas al movimiento de dinero efectivo, apertura de cuentas bancarias, constitución de sociedades anónimas, compras en la Zona Libre de Colón, controles en el Aeropuerto de Tocumen y demás entradas fronterizas al país. Estas reglas dificultan, con bastante eficacia, que los dineros producto de delitos sean transformados o blanqueados aquí. Contamos, además, con la Unidad de Análisis Financiero (UAF) que se ocupa de investigar todo lo relativo a transacciones que pueden dar lugar a blanqueo, y hay entes supervisores, como la Superintendencia Bancaria, que supervisa a los bancos de una manera ejemplar. Agencias internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), califican como excelente nuestros controles para evitar el mal uso de nuestro Centro Financiero y de Servicios.

Con relación a las Sociedades Anónimas y las acciones al portador, se pierde de vista que lo que interesa para evitar el mal uso de aquellas, es que los responsables puedan ser identificados. Nuestro sistema permite que estos puedan ser ubicados. Comparar nuestros mecanismos de control, por ejemplo, con el sistema norteamericano, confirma esta aseveración. En efecto, en Panamá, ES OBLIGATORIA LA PARTICIPACIÓN DE UN ABOGADO EN LA CONSTITUCIÓN DE UNA SOCIEDAD ANÓNIMA O DE UNA FUNDACION DE INTERÉS PRIVADO. Mientras, que en EEUU el interesado puede hacerlo directamente, y si usa un agente, éste no requiere ninguna cualificación para dedicarse al negocio de intermediario para la formación de corporaciones o LLC (Limited Liability Company). El Pacto Social en Panamá tiene que hacerse por Escritura Pública y luego inscribirse en el REGISTRO PÚBLICO. Allí debe constar, necesariamente, el nombre y la dirección, tanto del Agente Residente (abogado) y, como mínimo, de tres Directores. En EEUU lo que el Registro del Estado (cada estado tiene sus propias leyes) exige es el nombre de la sociedad y la dirección del Agente para los efectos del cobro. Lo mas importante, EN PANAMÁ EL ABOGADO TIENE LA OBLIGACION LEGAL DE TENER LA IDENTIDAD DEL QUE LE PIDE LA SOCIEDAD Y NO PUEDE ALEGAR EL SECRETO PROFESIONAL EN CASO DE UNA INVESTIGACIÓN JUDICIAL. En EEUU, en ninguno de los 50 Estados, se exige la IDENTIDAD del que está detrás de la sociedad. Esto permite que las LLC norteamericanas se estén usando para toda clase de delitos, incluyendo evasión de impuestos en ese país, sin que ni el FBI ni otras Agencias de investigación criminal puedan dar con el paradero de los delincuentes y, lo que es más grave, en innumerables ocasiones el Departamento de Justicia no ha podido evacuar peticiones de asistencia de otros países. El asunto es tan grave para el gobierno de EEUU que actualmente se está discutiendo en el Senado cómo obligar a los Estados a identificar a los que hacen LLC. El problema es que hacer sociedades se ha convertido en un lucrativo negocio para los Estados. Para Delaware representa el 22% de su presupuesto. (Te adjunto documentos al respecto).

El éxito de Panamá es la seguridad jurídica que ofrece a los usuarios de nuestras sociedades, seguridad que no es para ocultar delincuentes, sino para facilitar los negocios a empresarios e individuos honestos. El delincuente no busca, para ocultar sus fechorías, una sociedad panameña y mucho menos cuando le es mas barato y seguro utilizar sociedades de Estados en donde ni el FBI, con toda su capacidad técnica, los pueda ubicar.

Como ejemplo está nuestra Marina Mercante, la número uno en el mundo, con el 20% del total de la flota mundial. ¿Se ha preguntado alguien los billones de dólares en títulos de NAVES y de hipotecas navales que custodia nuestro Registro Público? Por tan bien ganado prestigio estamos obligados a seguir siendo responsables y no cambiar leyes a la ligera sobre todo si los argumentos que esgrimen para forzarnos a hacerlo no son legítimos. Por último los que nos critican nunca han logrado producir una lista de sociedades panameñas envueltas en delitos CUYOS RESPONSABLES NO SE HAYAN PODIDO UBICAR. Por eso, en la revista The Economist, apareció nuestro país en una lista dorada de países en los que no se pudieron abrir cuentas bancarias ni formar sociedades anónimas a menos que los interesados se identificaran plenamente.

Un saludo cordial,

Eduardo Morgan Jr.

Deja un comentario